La guerra de los mundos: Contra la dependencia tecnológica

La guerra de los mundos: Contra la dependencia tecnológica

La guerra de los mundos: Contra la dependencia tecnológica

8 jul 2024

8 jul 2024

8 jul 2024

Núria López

Núria López

Núria López

Introducción: Una historia real

Era 1938, y por primera vez el mundo se sorprendió por una curiosa transmisión por radio. Lo que hoy llamaríamos audiolibro se titulaba "La guerra de los mundos", una dramatización ficticia de una invasión extraterrestre narrada por Orson Welles. La transmisión causó tal pánico que de entre los miles de oyentes que no oyeron la introducción pensaron que se trataba de una emisión real de noticias, provocando el pánico en New York y Nueva Jersey.


Esta reacción desmedida ante una simple emisión de radio revela cómo la tecnología y todo lo que conlleva puede influir de forma impactante en nuestra percepción de la realidad. Nos traslada a otro estado, otro universo…

Introducción: Una historia real

Era 1938, y por primera vez el mundo se sorprendió por una curiosa transmisión por radio. Lo que hoy llamaríamos audiolibro se titulaba "La guerra de los mundos", una dramatización ficticia de una invasión extraterrestre narrada por Orson Welles. La transmisión causó tal pánico que de entre los miles de oyentes que no oyeron la introducción pensaron que se trataba de una emisión real de noticias, provocando el pánico en New York y Nueva Jersey.


Esta reacción desmedida ante una simple emisión de radio revela cómo la tecnología y todo lo que conlleva puede influir de forma impactante en nuestra percepción de la realidad. Nos traslada a otro estado, otro universo…

Introducción: Una historia real

Era 1938, y por primera vez el mundo se sorprendió por una curiosa transmisión por radio. Lo que hoy llamaríamos audiolibro se titulaba "La guerra de los mundos", una dramatización ficticia de una invasión extraterrestre narrada por Orson Welles. La transmisión causó tal pánico que de entre los miles de oyentes que no oyeron la introducción pensaron que se trataba de una emisión real de noticias, provocando el pánico en New York y Nueva Jersey.


Esta reacción desmedida ante una simple emisión de radio revela cómo la tecnología y todo lo que conlleva puede influir de forma impactante en nuestra percepción de la realidad. Nos traslada a otro estado, otro universo…

Señoras y señores, esto es lo más terrorífico que nunca he presenciado... ¡Espera un minuto! Alguien está avanzando desde el fondo del hoyo. Alguien... o algo. Puedo ver escudriñando desde ese hoyo negro dos discos luminosos... ¿Son ojos? Puede que sean una cara. Puede que sea...

Carl Philips desde Grover's Mill, Nueva Jersey.
"La guerra de los mundos"

Solucionismo tecnológico en la actualidad

Pero hoy en día, vivimos en una era donde la tecnología es vista como esa solución fácil para casi cualquier problema. Desde aplicaciones que prometen mejorar nuestra productividad hasta gadgets que controlan nuestra salud; el solucionismo tecnológico nos hace creer que cualquier desafío puede ser resuelto con el último avance tecnológico. Una pregunta: ¿Realmente necesitamos las Apple Vision?

La idea de que la tecnología puede resolver fácilmente problemas complejos de la sociedad se ha arraigado profundamente. Aunque esta tendencia tecno-solucionista no logra proporcionar soluciones efectivas, sí moldea nuestra percepción del mundo. Además, el diseño de tecnologías digitales limita nuestra capacidad para imaginar diferentes realidades y limita nuestra imaginación.

Impacto en la autonomía y la concentración

Sin embargo, este enfoque tiene consecuencias que aun no son medibles realidad, pero si nos muestra un camino por donde pueden ir las cosas. Al depender excesivamente de la tecnología, estamos criando generaciones que carecen de criterio propio y habilidades resolutivas. Los síntomas de trastornos de atención, como el TDAH, están en aumento, y muchos expertos señalan que el uso constante de dispositivos tecnológicos puede ser un factor contribuyente y rápido acceso a la información e incluso a otros contenidos (menos lícitos) nos han hecho olvidar la importancia de los procesos de aprendizaje y lo más importante: la reflexión critica.

El valor del humanismo

Solo tenemos que mirar en nuestra historia, cuando antes de la era digital, corrientes filosóficas y movimientos humanistas nos enseñaron el valor del pensamiento crítico y la importancia de la experiencia humana en el aprendizaje y la resolución de problemas. Estos enfoques nos han permitido llegar hasta estamos hoy y siguen siendo vitales para nuestro desarrollo como sociedad. Se nos olvida que la tecnología no es el fin sino el medio y que, no todo tiene que pasar todo por sus manos.


En conclusión, tenemos que dejar de ver la tecnología como solución para todo, es crucial encontrar un equilibrio y potenciar otras cualidades como seres humanos. Debemos valorar las herramientas tecnológicas, pero también recordar que nuestra capacidad de pensar, cuestionar y aprender de manera autónoma es insustituible. Solo así podremos formar individuos completos y capaces de enfrentar los desafíos del futuro.